Ya te he comentado que no soy muy pesado, y que normalmente, para saber cómo me encuentro, tendrás que mirar en el apartado de las transaminasas de los análisis de sangre. Si me tratas bien y tienes cuidado, verás que no se elevan. Si suben, no te puedo decir qué es, pero algo anda mal en mi casa:

- Puede que tenga hepatitis, en cualquiera de sus variantes (A, B o C) La A y B tiene vacuna, la C se contagia por contacto sanguíneo y podría tener cura. No quiero ser alarmista, pero hay más de 700.000 personas que la tienen y la mayoría no lo sabe, lo cual puede tener consecuencias terribles para nosotros los hígados y, por tanto, para sus dueños. Esto es serio, de verdad. Si tienes dudas, ve al médico.

- También puedo tener cirrosis, muy frecuente entre bebedores, aunque la bebida no es la única causa.

- Igual es lo que llamamos ”Hígado graso”, que en realidad se llama esteatosis hepática, y que suele tener que ver con malos hábitos alimentarios y con el sobrepeso, aunque, una vez más, no es la única causa posible.

- Hepatocarcinoma: es en realidad un cáncer y es muy grave. Aún no se conocen todas las posibles causas que lo generan, pero las otras enfermedades que he referido antes, pueden dar origen o favorecer su aparición.

Estas no son las únicas enfermedades que me pueden afectar. Tu médico conoce otras cuantas que pueden ser la causa de “mis males”.

Copyright © 2014 Cruz Roja Española.

Con la colaboración de Janssen